Microrrelato: Susqueda

por Deddie Almodóvar Ojeda

El padre tenía miedo de que lo atraparan. Abrió sus brazos y se lanzó al infinito precipicio después de haber empujado a su hija. Se levantó de un brinco. Era sólo una pesadilla. Los dos cadáveres fueron localizados por Pedro. Había bajado a recoger las llaves que se le habían caído.


Los dos cadáveres fueron localizados por personas que frecuentaban el Santuari del Far.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s